Presbicia

1. LA ACOMODACIÓN

El cristalino es una lente biconvexa y transparente situada detrás del iris. Permite enfocar correctamente los objetos a diferentes distancias. El cristalino se encuentra suspendido dentro del globo ocular mediante ligamentos suspensorios que se unen al cuerpo ciliar. Mediante la contracción muscular se engruesa para enfoque de cerca y para la visión de objetos lejanos se afina al máximo.

La acomodación es el mecanismo que utiliza el ojo para enfocar de cerca. Consiste en la acción del músculo ciliar sobre el cristalino, aumentando su espesor (del cristalino) y, por tanto, la potencia del mismo.

2. QUE ES LA PRESBICIA (VISTA CANSADA)

La presbicia, un trastorno conocido comúnmente como “vista cansada“, es la dificultad para ver de cerca. Los cambios producidos por la edad reducen el poder de acomodación de modo progresivo e irreversible.

3. POR QUÉ APARECE

Como consecuencia del envejecimiento se producen dos efectos:
- el músculo ciliar pierde elasticidad y potencia
- el cristalino pierde elasticidad.
Debido a esto, el ojo ve reducida su capacidad de acomodación y, por tanto, para ver de cerca: Esto se denomina presbicia.
Es pues una condición fisiológica, no patológica.
La pérdida de capacidad de acomodación no es repentina, sino que comienza en la juventud y se hace patente en torno a los 40 – 45, aumentando progresivamente hasta llegar a una diferencia de alrededor de 3 dioptrías entre la graduación de lejos y la de cerca.

4. A QUIÉN LE AFECTA

La aparición de la presbicia es inevitable. Comienza a manifestarse entre los 40 y los 45 años y afecta a prácticamente el 100% de los individuos de más de 50 años.

Afecta tanto a miopes como a hipermétropes, aunque se manifiesta antes en estos últimos, sobre todo si no han tratado su hipermetropía. Otros factores que pueden acentuar la presbicia son:
- diabetes
- anemia
- ciertos medicamentos
- hábitos que impliquen el uso constante de la visión de cerca.

5. SÍNTOMAS

Los síntomas de la presbicia son:
-Dificultad para enfocar objetos cercanos, por lo que el individuo tiende a aumentar la distancia entre el objeto y los ojos. Un gesto muy característico del présbita (persona que padece de vista cansada) al leer es extender los brazos para separar la lectura de los ojos hasta una distancia que le permita distinguir las letras con mayor nitidez.
-Necesidad de más luz para leer o realizar otras tareas similares.

6. ¿CAMBIA LA VIDA DE QUIEN PADECE PRESBICIA?

La presbicia puede plantear otros problemas más allá de la mera dificultad de visión. Hay personas a las que les cuesta asumir que ya no ven bien de cerca, especialmente si siempre han gozado de una buena visión. El hecho de tener que depender de gafas o de lentes de contacto les resulta incómodo e incluso vergonzante por considerarlas una manifestación de la edad. En otras ocasiones arguyen que si se acostumbran a las gafas ya nunca podrán prescindir de ellas. Ha de tenerse en cuenta que la presbicia se acentúa con el paso de los años, tanto si se usan gafas como si no. Si no se emplea una corrección óptica adecuada, se está sometiendo al ojo a un sobreesfuerzo innecesario.
Es fundamental que asuman la nueva situación y visiten al óptico optometrista quien, tras los exámenes pertinentes, les orientará hacia la solución más adecuada a sus necesidades.
También ha de recordarse que la presbicia evoluciona con el tiempo, de manera que una determinada corrección óptica es válida durante unos dos años. Transcurrido dicho periodo es conveniente acudir a una nueva revisión.
Por último, es importante advertir contra la práctica de adquirir las lentes correctoras en cualquier sitio. Sólo el especialista puede prescribir una corrección. Cualquier otra cosa es jugar con la salud.

7. CORRECCIÓN

Hay dos grupos de técnicas básicas de corrección de la presbicia:

1. Corrección óptica:
1.1. Lentes monofocales
1.2. Lentes bifocales
1.3. Lentes multifocales o progresivos
1.4. Lentes de contacto

2. Corrección quirúrgica:
2.1. Métodos intraoculares
2.2. Métodos extraoculares

7.1. CORRECCIÓN ÓPTICA

Existen varios métodos ópticos para corregir la presbicia: lentes monofocales, lentes bifocales, lentes multifocales y lentes de contacto.

Lentes monofocales

Son lentes convergentes (positivas).
Pueden ir sobre una montura convencional o sobre una montura “de media luna”.
Son adecuadas para personas que hayan de realizar tareas que exigen visión cercana durante un tiempo prolongado y continuado. Y, además, para personas que no necesitan una graduación de lejos.
Las monofocales montadas sobre una montura convencional son adecuadas para aquellos que precisen visión cercana en un amplio campo visual.
Su inconveniente es que al levantar la vista, los objetos lejanos aparecen desenfocados, pudiendo producir vértigo. Por ello, para algunas personas puede resultar mejor usar la montura “de media luna” que permiten mirar por encima de ellas.

Lentes bifocales

La lente bifocal presenta graduación “para lejos” en la parte superior y “de cerca” en la parte inferior, siendo visible la línea de división entre ambas.
Son adecuadas para aquellos que necesiten alternar entre visión lejana y cercana.
Al principio es necesario habituarse a las bifocales, especialmente al caminar, subir escaleras, superar desniveles, etc.
Los inconvenientes de las bifocales son:
- No proporcionan una visión nítida a distancias intermedias, el sujeto tiende a acercarse.
- No permiten ver de cerca en planos superiores al que marca el límite de la lente inferior.
- Hay a quien no le agrada la estética de las gafas bifocales.

Lentes progresivas o multifocales

Son similares a las bifocales, es decir, la parte inferior de la lente está graduada de cerca y la superior para visión lejana. Sin embargo, en las gafas de lentes multifocales no se aprecia la línea de división entre ambas graduaciones ya que va pasando de una a otra progresivamente.
Las lentes multifocales, a diferencia de las bifocales, sí permiten la visión nítida a distancias intermedias. Son la corrección óptica que permite ver de modo más parecido al que solía verse antes de la presbicia.
Son adecuadas para personas que realicen tareas que requieren una visión nítida a diferentes distancias. También para personas a las que no les agrade la estética de las bifocales.
Los inconvenientes de los progresivos:
- Es necesario un periodo de aprendizaje y adaptación antes de poder usarlas correctamente
- La visión lateral no es buena.
- Son más caras que las bifocales, aunque actualmente hay una gran variedad de oferta y se pueden encontrar a precios para todos los bolsillos.
- Las gafas de lentes progresivas suelen ser más pesadas, aunque hoy día esto ya no es un problema gracias a los materiales actuales.

Lentes de contacto

Hay dos tipos de lentes de contacto para corregir la presbicia:
- Lentes de contacto multifocales
- Lentes de contacto monovisión
Las multifocales funcionan igual que las gafas progresivas, por lo que son adecuadas para disfrutar de buena visión a cualquier distancia.
Las lentes de contacto monovisión se colocan en un solo ojo. Ese ojo se usa sólo para ver de cerca, mientras que el que no lleva lente de contacto se usa para ver de lejos.

7.2. CORRECCIÓN QUIRÚRGICA DE LA PRESBICIA

Existen varios métodos quirúrgicos agrupados en:
- Extraoculares
- Intraoculares

Métodos extraoculares

Se basan en expandir la esclera de modo que se puede recuperar la distancia entre el ecuador del cristalino y el músculo ciliar. Son dos las técnicas posibles:
-1. Técnica de Schachar: consiste en la colocación de cuatro prótesis intraesclerales para expandir la esclera.
-2. Técnica de ablación por láser: la expansión de la esclera se alcanza mediante ablaciones de la esclera de longitud, profundidad y ancho controlados y adecuados a la corrección que se precise en cada ojo.

Métodos intraoculares

Consisten en la implantación de lentes intraoculares que compensen la falta de acomodación producida por la presbicia.

Comentarios relativos a la corrección quirúrgica de la presbicia

La elección de la técnica que se ha de emplear depende de las condiciones del paciente: edad, defecto refractivo previo, estado actual del cristalino, actividad, etc.
La presbicia puede operarse desde el momento en que se manifiesta en el paciente. Es posible operar los dos ojos a la vez.
La intervención quirúrgica es ambulatoria, no requiere hospitalización del paciente. La operación de presbicia no es dolorosa. Se emplea anestesia local tópica.
El postoperatorio es también indoloro y a partir de las 24 horas se comienza a recuperar visión cercana, aunque no se llega al estado óptimo hasta transcurridos entre 3 y 7 días. El efecto de la operación dura unos 5 años.

 

Los comentarios están cerrados.