¿Utilizas lentes de contacto y viajas con frecuencia?

Aquí tienes unos consejos:

  • Los lentes de contacto son ideales para viajar. Pero, ¿cuánta solución puedes llevar en el avión? Éstas son algunas respuestas y más consejos simples para tus viajes.
  • Puedes llevar pequeñas cantidades de gotas para los ojos y otros líquidos en su bolso de mano (100ml máximo). Es probable que cantidades superiores se permitan únicamente en su equipaje registrado.
  • Es recomendable que lleves dos pares de lentes adicionales por si se te pierden o dañan el par que estás usando.
  • Las cabinas de los aviones son muy secas y por eso te puede producir incomodidad. Lleve un frasco de gotas lubricantes (lágrima artificial) del tamaño permitido, por si acaso.
  • Para un viaje verdaderamente cómodo, ten en cuenta colocarte un par de lentillas nuevas cuando llegues a tu destino.
  • Considera usar lentillas desechables diariamente mientras estás de viaje. Ten un par nuevo para todos los días y así no será necesario que lleves soluciones y estuches.
  • Acuérdate que no debes llevar un frasco grande de solución para las lentillas. Opta siempre por un frasco del tamaño permitido.
  • Cuando viajes en avión, intenta llevar las lentillas, el estuche y la solución en el bolso de mano, a menos que quieras correr el riesgo de que tus lentes aterricen en Dublín mientras tú vuelas a Londres.
  • La presión en las cabinas de los aviones puede hacer que el contenido de frascos y estuches para las lentes de contacto se derrame ligeramente. Para evitar que se moje todo tu bolso, coloca el estuche para lentillas y la solución en una bolsa con cierre hermético.
  • Aunque es poco probable, tus ojos pueden irritarse mientras estás de viaje. Nunca debes ponerte las lentillas si tienes los ojos rojos o inflamados. Por eso, viaja siempre con tus gafas por si tienes alguna emergencia.
  • Llama a tu optometrista si sientes alguna molestia en tus ojos y te aconsejará como mejorar o solucionarlo hasta tu vuelta.

Y por último, ¿cómo cuido mis lentes de contacto?

El mantenimiento de las lentes es el requisito fundamental para obtener su máximo rendimiento. La desinfección de las mismas ayuda a prevenir infecciones e irritaciones en los ojos. La limpieza provee un mejor uso y alarga la vida útil de las lentillas.

Procura siempre lavar y aclarar tus manos antes de manejar las lentes de contacto. Además, debes a diario vaciar y enjuagar el estuche con la solución indicada para evitar la contaminación de las mismas.

Existen tres tipos de limpieza fundamentales: la diaria, para eliminar la suciedad de todos los días; la desproteinización cada quince días y la esterilización cada tres meses a cargo de tu optometrista.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>